Arremetida de EEUU contra Maduro alcanza a Cuba y puede subir la tensión con Rusia

Hugo Chávez, apuntalado en la petrochequera venezolana, ayudó a Cuba a superar el abismo en el que cayó tras el cese del apoyo de la Unión Soviética. Ahora, cuando el chavismo se tambalea, la economía cubana vuelve a crujir. Estados Unidos lo sabe y extiende a la isla el efecto de las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro en un paso más por acabar con el comunismo en el hemisferio; pero las alianzas de La Habana con Moscú pueden subir el tono de las tensiones con Washington en torno a la crisis venezolana.

El alcance de la crisis venezolana en la geopolítica mundial tiene múltiples dimensiones, un elemento que no puede perderse de vista a la hora de analizar el engranaje de acciones y reacciones que se vienen generando desde inicios de año y que avanzan hacia un nuevo nivel de tensión mientras Nicolás Maduro se resiste a salir del poder. Una muestra clara de ello fue la reciente decisión del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de sancionar a dos compañías y 34 embarcaciones que participan en los envíos de hidrocarburos desde Venezuela a Cuba.

El mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, reaccionó de inmediato calificando estas sanciones como “un acto de extraterritorialidad, injerencia y de soberbia imperial”. La razón de esta enérgica respuesta son los duros efectos que la medida tendrá sobre la economía cubana debido a la dependencia que en las dos últimas décadas se ha desarrollado entre el castrismo y el chavismo. /Lea la nota completa en ALnavío/