Conatel sanciona al canal alemán DW por transmitir realidad venezolana

La censura, la autocensura y el aislamiento son prácticas a las cuales apela el régimen para “matar al mensajero” encargado de divulgar y hacer del conocimiento público el acontecer noticioso desprendido de la censura gubernamental.

Desde el inicio del chavismo se notó el empeño en lograr una hegemonía comunicacional. Sin mucha capacidad para lograrla mediante la competencia noble, el chavismo ha apelado a todo tipo de artimañas para eliminar cualquier operador de información que no se adecúe o se rinda a sus designios.

Y es para burlar esa censura y la imposición de largas e inorgánicas horas de transmisión en cadena que muchas personas hicieron un aparte en sus presupuestos a fin de contratar los servicios de televisión por cable. De allí el enorme crecimiento de estos servicios durante estos 20 años de involución (que no de revolución) entre los cuales ha destacado Directv como uno de los preferidos por su programación y costo accesible al común de los bolsillos.

Ante esta realidad, CONATEL ha ideado distintas estrategias para tratar de someter a las cableras de acuerdo a los designios emitidos desde Miraflores. De esa manera, cualquier canal de subscripción que rompa con los designios gubernamentales en cuanto a la transmisión de información, será acusado de inmediato por la “santa inquisición” de CONATEL, organismo que invocará hasta lo que nos está establecido como prohibición directa en cuanto a las transmisiones y, es por todo ello que ha extrañado el hecho de que el canal noticioso alemán DW Español haya sido sacado de las parrillas este sábado sin la invocación de motivo o excusa alguna. /Siga leyendo en Venezuela al Día/