Crean un ministerio para combatir la soledad

La soledad es un problema de salud pública. Afecta a ancianos y también a jóvenes. Causa enfermedades físicas y mentales, e incluso la muerte. Somos naturalmente gregarios, por lo que convertirse en individuos encerrados forzosamente en sí mismos, que no pueden conversar con nadie y mucho menos sentir el calor de otro humano, nos afecta hasta lo más profundo del ser.

Sería fácil sumar una soledad a otra y entonces dejarían de serlo para convertirse en compañía. Pero la soledad ensimisma, bloquea, no resulta fácil buscarse a otro humano para iniciar un diálogo que luego evolucione a una amistad. Un individuo aquejado por este mal puede estar en medio de una plaza llena de gente, en un concierto o en un estadio, y seguir solo.

En la vida moderna, la soledad gana terreno. Y se ha convertido en un problema tan grave que el gobierno de Gran Bretaña decidió crear un Ministerio de la Soledad, con titular de despacho y todo un equipo a su servicio. El diario The Economist y con una reseña de Maggie Fergusson, cuenta la historia de este experimento oficial que millares de individualidades en el mundo entero esperan que resulte. Este es el texto:

“En el norte de Inglaterra, en los primeros meses de 2015, Jo Cox caminó por las calles de Batley y Spen, conversando con los electores sobre lo que esperaba conseguir si volviera a Westminster como parlamentaria”. /Lea la nota completa en El Estímulo/