Diálogo debe centrarse en cambios en el poder electoral

El punto de quiebre de la negociación entre el gobierno y la oposición sigue siendo las condiciones electorales que incluyen la designación de nuevos rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) para garantizar elecciones presidenciales transparentes en 2018.

Las próximas reuniones están pautadas para el 11 y 12 de enero del próximo año, bajo la mirada de los cancilleres de cinco países, ambas partes, están obligadas a continuar con las discusiones que comenzaron el 1° de diciembre en República Dominicana.

En la reunión del 15 de diciembre, la oposición insistió en lograr acuerdos para tener la representación de dos rectores, dos del gobierno y uno imparcial, pero el Ejecutivo insiste en que solo sean renovados los dos rectores del organismo comicial que tienen el período vencido. Este es un punto de honor para la MUD, así como el reconocimiento de la Asamblea Nacional, la apertura del canal humanitario y la liberación de los presos políticos. Para el Ejecutivo la agenda se centra en el levantamiento de las sanciones internacionales y el respeto de la ANC.

El constitucionalista Juan Manuel Rafalli, miembro del equipo de asesores técnicos de la MUD manifestó “Para el gobierno liberar a los presos políticos y abrir un canal humanitario no tiene tanto peso como aceptar los cambios que exige la oposición en el CNE. El gobierno no está dispuesto a ceder en nada que amenace su estabilidad en el poder”

El Nacional