Leopoldo López confiesa que Venezuela estaría cambiando gracias al WhatsApp

Un entrevista realizada para El Mundo por la periodista Cayetana Álvarez, cuando Leopoldo López aún estaba preso, pudo ser publicada tras la liberación de este líder opositor venezolano. En ella reveló lo que apredió mientras estuvo privado de libertad.

Esto es lo que he aprendido en estos cinco años preso: es verdad que se puede movilizar al pueblo desde el odio, la venganza o el rencor. Pero es mucho más poderoso hacerlo desde la esperanza. Debemos ser duros y exigentes, sí. Pero sobre todo debemos dibujar, para todos, la tierra prometida. Como en la Biblia y como en la historia”, declaró López a su interlocutora, mientras que señalaba que la libertad de Venezuela, había comenzado, y así, su propia libertad.

Y continúo Leopoldo preso: “Yo pensaba: esto le ha tocado a otras personas antes que a mí. Si otros pudieron sobrevivir, yo también. Lo analizaba de manera simple, sin mucha filosofía. Me decía: a ver, ¿cuál es el mejor método para encarar la cárcel? ¿Cómo me organizo? Pensaba en los viajes de Magallanes. En las grandes travesías de los marinos en soledad. En las experiencias de otros presos, claro. Y me hice mi película. Siempre mirando hacia adelante, siempre, siempre hacia adelante, con los tres elementos esenciales en orden: cuerpo, alma y mente. Leía. Hacía dos o tres horas de ejercicio al día, aunque estuviera encerrado en un habitáculo mínimo. Y empecé a rezar.”

“Cuando eres chiquito aprendes a rezar mecánicamente. Eso puede darte apoyo en momentos difíciles. Pero es muy distinto a la oración. En la oración entablas una conversación con Dios, en la que al principio parece que estás solo. Que no hay respuesta. Pero de pronto llega. Por ejemplo, durante la huelga de hambre que hice en 2015: no comí durante 29 días, perdí 14 kilos, pero estaba espiritualmente elevado. Por eso pude resistir.”

“He estado un año y medio al teléfono, con este pinganillo colgado al oído, hablando y hablando.” “¿Y nadie te lo ha impedido?”, pregunté, alucinada. Me contestó riendo, con exclamaciones y un titular: “¡Es una revolución democrática y constitucional por whatsapp!”, seguir leyendo 800 Noticias