Maduro aplicó pro primera vez su Ley contra el Odio y envió a prisión a dos venezolanos por protestar por comida

Érika Palacios, de 44 años, y Ronald Sevilla, de 25, fueron detenidos el pasado 3 de enero y serán juzgados por instigación al odio. ¿El motivo? Haber protestado por falta de comida. Se trata de la primera aplicación de la polémica Ley contra el Odio aprobada por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) chavista, que incluye penas de 10 a 20 años de prisión.

Según un comunicado del Tribunal Supremo de Justicia, ambos serán juzgados por “detentación de sustancias incendiarias y artefactos explosivos”, “obstaculización de la vía pública” e “instigación al odio”, delito castigado con hasta 20 años de prisión en la Ley contra el Odio. “Este delito se encuentra tipificado en la ley contra el odio que limita el derecho a manifestar, a la libertad de expresión y el derecho a disentir”, señaló a la agencia AFP el abogado Luis Betancourt, de la ONG Foro Penal.

Palacios y Sevilla están detenidos en una sede policial a la espera de juicio. La mujer trabaja en un taller mecánico y el hombre en una funeraria.

Durante los últimos días se han registrado algunos saqueos o intentos de saqueos en varias ciudades del país, así como pequeñas pero múltiples protestas por falta de comida y de servicios básicos, como el agua. “Ellos no están sentenciados, pero pudieran ser condenados a 20 años de prisión y es algo que nos preocupa profundamente. Es el primer caso que registra Foro Penal al que le han aplicado la ley contra el odio”, subrayó el Betancourt.

Lea la nota completa en Infobae

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.