Venezolanos pueden retirar en Cúcuta hasta 5 millones de pesos diarios

“Aquí sí hay de todo. Provoca enfermarse”. La expresión sobresaltó a los vendedores de una farmacia ubicada en el centro de Cúcuta. “Señora, no diga eso”, recomendó uno de los encargados a la mujer que había hecho el comentario. Daniela, procedente de Táchira, reconoció que el comentario había sido de mal gusto, y le refirió al vendedor que sintió alegría al ver en un mismo sitio los tres medicamentos recetados por el cardiólogo a su madre.

Cinco horas antes había cruzado la frontera con su vecina Lucía. Llegó a San Antonio del Táchira y le tomó más de 45 minutos ubicar un estacionamiento para guardar el carro. Dejó el vehículo en un parqueadero que funcionaba en una casa a medio construir en el que le advirtieron que la tarifa era de 15.000 bolívares la hora.

La cola para sellar los pasaportes crecía poco a poco. Personas, algunas con ojeras pronunciadas, hacían esfuerzos para arrastrar las maletas, otras apuraban el paso para cruzar la estructura que comunica a Venezuela y Colombia desde 1962: el Puente Internacional Simón Bolívar.

A la mitad de la plataforma, en el punto de supervisión de Migración Colombia, un agente de la Policía Nacional ordenó en tono fuerte: “Levanten la mano y muestren su tarjeta de movilidad fronteriza y la cédula de identidad o pasaporte con sello de salida para aligerar la entrada a Colombia”.

En el corregimiento colombiano de La Parada, hay quienes venden tarjetas telefónicas para servicios venezolanos y colombianos, boletos de autobús para Bogotá, Quito, Lima y Santiago de Chile, chupetas, cigarros, pasteles y hasta compradores de cabello.

Lea la nota completa de El Nacional